Ir al contenido

Invitar a otros a explorar el meollo de la cuestión

Por Susan Grove

Se levanta la mano de una participante. La invito a hablar. 

"Me sentí muy bien al hablar con mi compañero y que me escuchara, pero ¿cómo voy a utilizar esto de forma realista cuando vuelva al ritmo de mi trabajo? No tenemos tiempo para estas cosas". dice. 

Micah y yo estamos facilitando una sesión de trabajo del Alianza de la cuenca del río Hudson Conferencia Anual sobre Cuencas Hidrográficas con el tema de la Diversidad, la Equidad, la Inclusión y la Justicia Medioambiental. La sesión se titula "Compartir el poder en tus colaboraciones" y se centra en la introducción de una herramienta GWI se creó para reconocer el modo en que los recursos fluyen dentro de las colaboraciones y entre ellas de diferentes maneras y para equilibrar equitativamente esos recursos. En este marco, los "recursos" abarcan todas las formas en que las personas pueden contribuir o ser compensadas por sus esfuerzos en un proyecto compartido; no significa sólo "dinero". Es una forma radical de replantearse lo que obtenemos por formar parte de algo y lo que podemos dar.

Cuando escucho su pregunta, surge en mí una respuesta. En primer lugar, quiero reconocer la sensación de la participante de que puede resultar difícil reservar un espacio para el tipo de conversaciones que llegan al meollo de la cuestión. Podemos estar sometidos a una gran presión para producir, producir y producir. Lo entiendo. Sin embargo, hay dinámicas de poder entre nosotros que pueden estar frenando nuestros esfuerzos compartidos. Es tentador fingir que no es así. Dedicar algo de tiempo a abordar esta cuestión, aunque sea poco, puede ser transformador.

Luego señalo que lo que acabamos de hacer nos ha llevado 10 minutos: 5 minutos de reflexión en solitario y 5 minutos más compartiendo con un compañero que escuchó atentamente y reflejó lo que escuchó. Al decir esto, percibo en la sala una sensación de posibilidad. Podemos sentir el cambio de energía.  

Lo que acabamos de vivir invita a los participantes a preguntarse: ¿Puedo imaginarme abordando explícitamente las dinámicas de poder que surgen en mi contexto?

Si lo hemos dicho una vez, lo hemos dicho cien: hacer explícito lo implícito. Este es uno de los mantras que forman el núcleo de cómo hemos llegado a entender el trabajo democratizador tal y como lo practicamos en GWI, y como formamos, facilitamos y entrenamos a otros. 

"Democratizar el trabajo" suena grande y misterioso. Pero para nosotros, se refiere a las habilidades y herramientas concretas que podemos aprender y practicar para compartir con otros el poder, el liderazgo y la toma de decisiones en nuestro trabajo. Como la que estamos practicando hoy, muchas de estas herramientas son bastante sencillas. Sin embargo, no siempre son fáciles, porque no estamos tan familiarizados con el trabajo en contextos en los que la norma es tener voz e influencia en las decisiones que nos afectan. 

Me recuerda otro de nuestros mantras: diseño e incomodidad. Hemos aprendido que no se puede diseñar una forma de evitar la incomodidad o la torpeza de trabajar de formas nuevas. Sólo se puede practicar.  

Después de la sesión, leo los post-its con comentarios anónimos sobre esta actividad. 

Los participantes comentan si les gusta: 

  • Disponer de una herramienta para identificar y reconocer las distintas formas de abundancia: ¡todo el mundo tiene algo valioso que dar!
  • poder articular este proceso, darle un nombre a este proceso 
  • compartiendo mis luchas de poder
  • poder compartir y reflexionar, así como que alguien refleje lo que he dicho

Los participantes comparten cosas que notan, como: 

  • ser escuchado y escuchar a alguien no tiene por qué ser un proceso largo 
  • lo mucho que queda por aprender y practicar sobre este tema de las relaciones y la navegación por las dinámicas de poder (personal y profesionalmente)

Me llena de energía coaprender con cada grupo de participantes con los que tenemos el honor de trabajar, ya sea en talleres o en contextos de coaching. Me recuerda la alegría de estar en un papel de co-facilitador, sabiendo que nuestro trabajo es hacer las cosas más fáciles. Y me siento agradecida por hacer este trabajo.

Artículos y reflexiones personales del equipo de GWI sobre su vida y su trabajo en común.

Apoya a GWI

Estos tiempos exigen una acción colectiva. Su donación es la base sólida que nos permite apoyar y cultivar el Buen Trabajo: es decir, personas e iniciativas que rechazan los sistemas de opresión y extracción, y construyen economías regenerativas y comunidades prósperas.