Ir al contenido

Encender las economías inclusivas: Cumbre CityScapes

Por Hélène Lesterlin

Vi el futuro en el Cumbre de Paisajes Urbanoso, al menos, el futuro que espero ver durante mi vida: un futuro en el que la equidad se incorpore a nuestros sistemas económicos desde la base, en el que el intercambio de ideas sea alegre y humilde, y en el que la conexión sincera impregne el duro trabajo de reconstruir sistemas y ciudades en aras de la justicia. Fue una extraordinaria isla de ideas y acción en la que todos vivimos durante tres días a mediados de mayo en Durham, Carolina del Norte.

Organizado por NGIN (Red de Innovación para el Nuevo Crecimiento), una organización nacional sin ánimo de lucro dedicada a promover una economía justa, el tema del encuentro fue "Encender las economías inclusivas" y atrajo a personas de todo el país, para aprender unos de otros e inspirarse para la acción. A través de visitas a la ciudad, talleres, mesas redondas, presentaciones y actos sociales, la conferencia reflejó las numerosas formas en que las ciudades pequeñas y medianas están integrando el desarrollo comunitario inclusivo con el desarrollo económico. Desde la planificación urbana hasta el desarrollo inmobiliario, pasando por el compromiso comunitario, las asociaciones público-privadas y el capital inclusivo y accesible, escuché una y otra vez cómo las injusticias históricas han afectado a las comunidades de color, han vaciado barrios enteros y cómo la gente está creando soluciones para empezar a corregir estos errores o, como mínimo, nombrarlos y sacarlos a la luz. 

Mi experiencia es sólo una toma subjetiva, pero conocí a muchas personas que me reflejaron lo que yo estaba sintiendo: que en ese espacio, diseñado tan generosamente por NGIN, empezamos a sentir el impulso, el poder y el impacto del cambio del que todos formamos parte. Cada ponente, cada conversación paralela, cada sesión me evocaba una sensación de "esto está ocurriendo de verdad, el cambio ya está ocurriendo". La mayoría de los líderes y profesionales que conocí y de los que aprendí eran personas de color, y muchos procedían de regiones de fuera del noreste. Me llamó la atención que avanzaran en la Transición Justa en condiciones radicalmente distintas, pero que compartieran la clara sensación de que este trabajo es necesario y está creciendo. El tema de la conferencia, la inclusividad, significaba que la equidad social y la justicia racial eran los puntos de partida y los objetivos, lo que supuso un verdadero cambio en mi propio sentimiento de lo que era posible.

Salir de mi burbuja aquí, en el Valle del Hudson y los Catskills, para ver lo que ocurre en otras comunidades ha sido un enorme privilegio. Me ha llenado de energía. Estoy deseando aprovechar los contactos que he establecido y mantenerme en contacto con los nuevos amigos que he hecho y que trabajan en solidaridad a distancia.

Para compartir algunos de los puntos más destacados de mis notas garabateadas en el bloc de notas, elijo algunos temas y conversaciones que me resultaron especialmente significativos:

  • "Red de Innovación para el Nuevo Crecimiento (NGIN)es una organización nacional sin ánimo de lucro dedicada a promover el desarrollo económico inclusivo para garantizar que las personas y comunidades económicamente desfavorecidas puedan liderar, configurar y beneficiarse del crecimiento económico y la prosperidad regionales". Tienen una comunidad en línea a la que puedes unirte para ponerte en contacto con profesionales y proyectos, así como con recursos que te ayudarán a avanzar en tu trabajo. Me he inscrito y estoy deseando ver cómo puedo mantenerme al tanto de la labor que están organizando.
  • El día que llegué, visité un edificio adquirido y renovado por Black Robin Venturesun proyecto de desarrollo inmobiliario comercial cuyo objetivo es devolver las propiedades a las POC y a las empresas propiedad de mujeres. Un grupo de unas 35 personas formamos un círculo en la nueva galería. Escuchamos la historia del surgimiento de Black Wall Street en Durham, a partir de finales del siglo XIX, y cómo se convirtió en uno de los distritos comerciales negros más ricos del país, adyacente a la comunidad residencial Hayti, donde vivía la mayoría de los residentes negros. La década de 1960 trajo la renovación urbana, una autopista que atravesaba el distrito, y destruyó su prosperidad. El edificio en el que estábamos era el único de la zona que ahora era propiedad de negros, aunque Black Robin Ventures y otros estaban intentando cambiar esa situación. Les pregunté si habían empezado a organizar fondos comunitarios para que la propiedad fuera de la comunidad. Aún no lo han hecho, pero por las miradas curiosas y las rápidas conversaciones de seguimiento que mantuve, parece un lugar perfecto para lanzar un fondo comunitario de inversión inmobiliaria.
  • Siguiendo con la visita a la sede de Black Robin Ventures, cambiamos de tema y escuchamos a Angel Iset Dozier y Aidil Ortiz, nativos de Durham, que son consultores, activistas, educadores y estrategas, y que han creado procesos de participación comunitaria más equitativos y eficaces para que la ciudad de Durham los utilice cuando busque la opinión y el apoyo de la comunidad para proyectos de planificación urbana. Consiguieron que la ciudad aceptara utilizar los recursos que habían publicado y siguiera su plan para garantizar una participación equitativa y auténtica. El reto, por supuesto, es asegurarse de que realmente lo hacen, pero ahora la comunidad está atenta. A partir de enero de 2023, empezaron a cultivar a personas de la comunidad para que se inscribieran en la ciudad y fueran contratadas como consultores para prestar servicios y actuar como puente para que "los residentes infrarrepresentados tengan el poder de influir en las políticas y decisiones que afectan a sus comunidades". En proceso de contratación de personal Hay mucho que aprender de este proyecto aquí y en otras ciudades para garantizar resultados equitativos en la planificación urbana.
  • El punto culminante de la segunda jornada fue la ponencia magistral de Arlo Washington. Un documental, nominado al Oscar este año, El barbero de Little Rockmerece la pena verlo, aunque sólo sea una parte de su increíble historia. Volvió a casa para fundar una escuela de peluquería como forma de ayudar a su comunidad a impulsar la labor empresarial, pero acabó viendo que el verdadero problema era la falta de acceso a un capital, aunque fuera mínimo, para crear o desarrollar empresas en la comunidad negra. En el barrio de 30.000 habitantes, mayoritariamente negros, no había literalmente ningún banco; en el barrio de 8.000 habitantes, mayoritariamente blancos, había 14 bancos. Creó una CDFI (institución financiera de desarrollo comunitario) para conceder subvenciones y préstamos, instalándose en el aparcamiento de la barbería. Más tarde creó una cooperativa de crédito. Las historias de cómo transformó las perspectivas y las vidas de la gente son inspiradoras. (Y me hace preguntarme por qué no tenemos una cooperativa de crédito). CDFI en Kingston o en el Valle del Hudson. Tal vez tengamos que crear uno).
  • Entonces comenzó la sesionescon paneles, talleres y mesas redondas de diversas organizaciones, a lo largo de tres temas: Reimagining Systems, Community Wealth Building e Inclusive Capital. Fue difícil elegir a qué asistir, pero me puse manos a la obra y me enteré de la labor de la Comisión Europea. Democracia Colaborativala innovadora iniciativa de la ciudad de Tacoma Índice de renta variable de Tacomalas oportunidades del "Motor" de la National Science Foundation con subvenciones de 10 años para consorcios; más información sobre cómo las CDFI y la inversión de impacto pueden hacer avanzar a las ciudades y comunidades hacia la equidad, incluido un proyecto que está surgiendo en Indianápolis para una CDFI dirigida por negros; y un taller dirigido por el Proyecto de Presupuestos Participativos que me hizo reflexionar sobre lo oportuno que sería poner en marcha un proyecto con la ciudad de Kingston en el que realmente participara toda la ciudad a la hora de decidir la asignación de fondos (permanezcan atentos al respecto).

Hubo mucho más, desde conversaciones con gente con la que me tropecé, me senté al lado y me presenté (¡y eso que soy introvertida!). Un mes más tarde, sigo en contacto con la gente y aprendiendo más sobre sus proyectos. 

Todas estas iniciativas y esfuerzos por imaginar y poner en práctica una economía y una sociedad más justas y equitativas resuenan en mi memoria y me recuerdan que hay un movimiento en marcha hacia la Transición Justa, a pesar de las dificultades. Formamos parte de él, estamos conectados.


Para más información, puede escuchar el archivo del 28/5/24 Buena hora de trabajo ¡donde hablo un poco sobre este viaje, y también menciono el día que pasé en Morganton, NC aprendiendo sobre The Industrial Commons y su centro de desarrollo cooperativo!

Evidentemente, hay demasiado para compartir en un solo post, pero póngase en contacto con nosotros si desea saber más sobre este viaje de investigación.

Artículos y reflexiones personales del equipo de GWI sobre su vida y su trabajo en común.

Apoya a GWI

Estos tiempos exigen una acción colectiva. Su donación es la base sólida que nos permite apoyar y cultivar el Buen Trabajo: es decir, personas e iniciativas que rechazan los sistemas de opresión y extracción, y construyen economías regenerativas y comunidades prósperas.